Tu lenguaje corporal: la clave de una entrevista laboral

Muchos hemos escuchado que las primeras impresiones no tienen segundas oportunidades, especialmente en una entrevista de trabajo. Cuando buscamos un empleo, en nuestros casos aún como estudiantes, no se trata de usar únicamente “las palabras correctas” y exhibir nuestras ganas de aprender, en muchos casos estos factores se quedan cortos; pues podrías estar exaltando tus habilidades, cuando tu cuerpo revela una señal contraria. Ante esto, te damos los siguientes tips:
Representante loco de recursos humanos apuntando a la puerta pidiendo al candidato que se vaya
Foto de negocios creado por yanalya 
Evalúa tu atuendo para la ocasión:

Así como piensas que ponerte para tu primera cita con alguien, debes dedicar algunos minutos a evaluar que colocarte para la entrevista. La primera impresión no se trata de lo bonit@ o lind@ que te ves, es acerca de cómo realzan tus características en una indumentaria formal. No te compliques eligiendo tu vestimenta, te recomendamos tonos más claros o blancos y prendas que no te queden ni demasiado apretado ni sueltas.

Trabaja a tu favor:

Pese a lo obvio que puede ser el comportarse de manera cordial y amable con las personas que te reciben en el lugar de la entrevista, es importante recalcarlo. Desde que ingresas por la puerta, las miradas están puestas en ti, así que todo acto será potencialmente evaluado. Entendemos el nerviosismo que te puede atacar, también lo hemos experimentado, por eso te recomendamos cargar un libro o una actividad que te despeje la mente momentáneamente. Además, esto puede resultar bastante beneficioso pues lo más probable es que algunas de las preguntas de la entrevista se desvíen había ese pequeño libro u objeto que lleves contigo.

El saludo

Un simple apretón de manos te puede hacer ganar muchos puntos. Expertos consideran que saber dar la mano correctamente es fundamental para causar una buena impresión, ya que este saludo es considerado una pieza clave en la comunicación no verbal, demostrando que eres un comunicador activo y que estás dispuesto a intercambiar ideas.

Postura y compostura

Las entrevistas son desgastantes, tanto física como mentalmente. Sin embargo, no puedes permitir que este cansancio se refleje en tu actitud, la cual el entrevistador observa desde tu postura y compostura. Siéntate cómodamente, con tus piernas juntas y tu cuerpo un poco inclinado hacia quien te entrevista. Asiente periódicamente y mantén un contacto visual en lugar de mirar fijamente al ojo del reclutador.

El final

Agradece el espacio, ¡pero sin adular!  Muéstrales que estás esperando ansiosamente la respuesta y volver a este lugar con una sonrisa.

Sebastián Obregón
Director WorkUniversity
@Sebas_obregon



Publicar un comentario

0 Comentarios