Conseguir trabajo en el exterior y no morir en el intento

Resultado de imagen para trabajar en el extranjeroTrabajar en el exterior es una gran oportunidad para ampliar nuestra red de contactos y valorizarnos como profesionales ya que mejorarás tus habilidades con un idioma extranjero y tendrás el componente intercultural que tanto le gusta a las empresas.
Sin embargo, antes de emprender esta gran aventura, es importante que tengas en cuenta varias cosas, la principal: Visa y manejo de los idiomas. 
Para esto, es importante que investigues muy bien el país al que quieres ir. Revisa qué papeles legales necesitas para trabajar allí, los permisos de trabajo, documentos de indentificación y demás. Por otro lado, si es un país con un idioma distinto al español, estudia lo básico para que no llegues sin posibilidades de comunicarte y darte a entender. 
Ten en cuenta que los trámites legales toman mucho tiempo y requieren que inviertas una cantidad de dinero, además revisa cuánto tiempo te puedes quedar en el exterior con esos documentos. Por otro lado, mira si para aplicar a las vacantes, te piden certificados de estudio y diplomas.
Otra cosa muy importante es, si tienes la posibilidad, realiza un viaje previo a este país y haz una pasantía o un voluntariado allí, esto para que conozcas de primera mano la cultura y no te hagas ideas utópicas de este lugar. 
También te recomendamos que indagues sobre las ofertas laborales que este país tiene para ofrecer. Esto es para no hacernos falsa ilusiones y ver si nuestro campo de estudio tiene posibilidades allí. 
Otra cosa que puedes hacer es contactar directamente a los departamentos de Recursos Humanos de esas empresas en las que quieres trabajar. Además, investiga las ofertas de las embajadas, ONGs y demás, que promueven becas, intercambios e incluso empleos. Esto, además, te permitirá expandir tu red de contactos en este país. 
Una vez revisado el tipo de empleo que quieres y las empresas que lo ofrecen, mira los sitios que queden más cerca a estas y comienza a presupuestar tu hospedaje y sitio para vivir. Revisa rutas desde tu posible casa hasta tu trabajo y cómo puedes llegar en transporte público.
Algo muy importante a tener en cuenta es que las empresas van a dar prioridad a las personas nativas, antes que a un extranjero. Países como México, Estados Unidos o Inglaterra, primero emplean a los nacionales y luego a los foráneos. Acá hay que tener presente que la competencia es mucho más grande, además que el hecho de contratar a un extranjero implica para las empresas más papeleo y dinero. 
Una cosa que puedes hacer para evitar esto, es que trates de buscar ofertas en ciudades que no sean tan demandadas y conocidas en el exterior. Londres o Nueva York son lugares en los cuales hay más competencia laboral; por lo que te recomendamos revisar ciudades más pequeñas como Austin o Seattle en Estados Unidos o Manchester y Liverpool en Inglaterra. 
Además, ten en cuenta que es preferible buscar empleo en empresas pequeñas o medianas que tengan proyectos de expansión y necesiten el idioma español. 
Algo supremamente importante a la hora de pensar radicarte en otro país es el dinero. Revisa muy bien los costos de vida del país al que quieres ir y si el salario que te ofrecen o al que aspiras, cubre tus necesidades básicas. Tendrás que averiguar cuánto dinero te quedará después de pagar los gastos mensuales (alquiler, facturas, impuestos, etc.). 
Sabemos que probablemente uno de los motivos por los cuales te quieres ir al exterior, es para conocer más de los otros países y su cultura. Esto se puede ver obstaculizado por los horarios laborales que te impongan. Asegúrate de tener claros qué días tendrás libres, cuánto tiempo por ley están obligadas las empresas a darte vacaciones y revisa si estas son remuneradas. Tus planes de viajar y conocer se podrán venir abajo si no tienes en cuenta estos aspectos. 
Y por último, pero no menos importante, ¡lánzate! No lo pienses dos veces y anímate a vivir esa aventura internacional que tanto has deseado.






Publicar un comentario

0 Comentarios