Que tu empresa no se queme

En 2019, la revista Forbes publicó algo que dejó a los líderes de recursos humanos atónitos: el burnout era oficialmente una enfermedad declarada por la Organización Mundial de la Salud. 

Si aún no estás familiarizado con el término, burnout (o síndrome del quemado) se define como una condición asociada al agotamiento mental, emocional y físico causado por el trabajo. 

La causa de este: estrés crónico que surge en la oficina. 

Sí, las enfermedades no se originan únicamente en China, las empresas también pueden ser foco de dolencias y lo que es peor, si no se tratan de manera efectiva, las marcas se queman. 


Si eres líder de gestión del talento en tu empresa y no sabes cómo identificarlo, presta atención a los síntomas

1. Sentimiento de agotamiento, fracaso e impotencia. 
2. Baja autoestima. 
3. Estado permanente de nerviosismo. 
4. Dificultad para concentrarse.
5. Insomnio. 

Ahora, ¿por qué hablamos de esto? Porque, en medio del confinamiento que vivimos por el COVID-19, es muy posible que el trabajo en casa incremente las cifras de "quemados" en tu empresa. 

Esto se debe a que el estar en casa, de una u otra manera, genera mayor productividad e incluso se afirma que una jornada laboral completa, corresponde únicamente a 5 horas de trabajo desde casa. 

Lo anterior lo podemos traducir en una sobre exposición al estrés causado por el trabajo, ya que, al estar desde nuestros hogares, perdemos un poco la noción de los horarios que cumplíamos cuando estábamos en la oficina, por lo cual, pasadas las 5 de la tarde, las personas pueden continuar en su computador, realizando tareas de la oficina, y, como consecuencia, el empleador se forma la idea de que puede requerir a sus colaboradores en cualquier hora del día.


Estos comentarios en Twitter ilustran un poco lo qué hablamos: 
Ahora, si no queremos que sean nuestros empleados los que escriban este tipo de comentarios, puedes seguir estas recomendaciones para que el trabajo en casa no sea sinónimo de incendio forestal en tu empresa.

1. Respetar horarios: el hecho de estar desde casa no quiere decir que el horario de trabajo se extendió a las 24 horas del día, los 7 días a la semana. Esto debe quedar muy claro entre los líderes y los colaboradores para que ninguno rompa estos tiempos y puedan desconectarse de los asuntos netamente laborales. Entonces, establezcamos horarios y respetémoslos. 

Permitámosle a los colaboradores no responder correos y mensajes enviados fuera de los tiempos establecidos y tratemos en lo posible de no molestar a los empleados en estos horarios. 

En este punto también es importante que los colaboradores puedan tener libertad en el manejo de su tiempo y detener el trabajo en horarios habituales si el cuerpo se los pide. 

2. Evitar la reunionitis: Creemos que por estar lejos debemos hacer reuniones todo el día para que no se pierda el flujo de comunicación, pero, esta no es la solución. Una maratón de reuniones que no aportan valor solo desmotivará a los empleados. 

Se recomienda disminuir el tiempo de reuniones a 25 minutos y dejar un espacio de media hora entre cada una para que los colaboradores puedan dedicarse a otros asuntos. 

3. Pensar que son primero las personas y luego la empresa: recordemos que más allá de trabajadores, lo que hay detrás de cada pantalla son seres humanos que se cansan, se aburren, se frustran y una manera de evitar esto y garantizar la estabilidad mental y emocional es permitiéndoles tener espacios para ellos, para que se cuiden. 

Entonces, para que estos sentimientos negativos no los agobien y se encuentren en su mejor actitud para realizar el trabajo remoto, se recomienda principalmente mantenerse siempre hidratados y hacer ejercicio. Además de bañarse y organizarse todos los días como si fueran a salir de casa, esto para despertar el cuerpo y enviar a la mente el mensaje de que nos dispondremos a trabajar con la mejor actitud. 


Ahora, esta también es una oportunidad para pensar en ideas que, desde la distancia, soporten el bienestar y eviten el burnout de los trabajadores. Por ejemplo, en WorkUniversity se establecieron 3 días a la semana para realizar las reuniones de equipo, las cuales se hacen en la mañana y los colaboradores tienen el resto de la tarde y otros dos días para administrar su tiempo como deseen. 

Esta idea puede resultar un poco descabellada, pero brinda a la compañía la seguridad de saber que sus empleados están tranquilos en un ambiente laboral ameno para ellos. Así que, la invitación es a pensar en maneras diferentes de evitar el burnout en la compañía y permitir(nos) parar un poco en medio de esta situación. 




Publicar un comentario

0 Comentarios