Seguridad y salud en el trabajo en casa

Para la mayoría de nosotros el tema de la salud y seguridad en el trabajo es algo tedioso. No solo por las 28 siglas que resumen su nombre, sino porque se trata de hojas y hojas con una infinidad de regulaciones, de un asunto demasiado amplio, cuyas disposiciones nos obligan a ser meticulosos y estar sumamente atentos a los detalles. Sin embargo, su importancia y los beneficios para nuestros colaboradores, y por lo tanto para nuestras empresas, son indudables. 

Por su importancia, conversamos en nuestro espacio de Webinars, Human Work, con Santiago Vélez, quien es médico cirujano de la Universidad de Antioquia y dirige Grupo Empresarial S3, empresa que asesora a otras compañías en temas de SGSST, para hablar de este apartado en el contexto del teletrabajo, que por su novedad se escapa de los avances que hasta el momento hemos implementado en nuestras oficinas. 

Lo primero en este tema es el asunto de los riesgos laborales, sin embargo, Santiago y su equipo prefieren hablar de peligros, que son algunas situaciones desafortunadas que pueden ocurrir en medio del trabajo. Luego, la probabilidad de que estas situaciones pasen, sumado a las consecuencias, es lo que configura un riesgo.

De esta forma, existen diversos peligros en el teletrabajo, entre ellos los físicos, que están asociados principalmente con temas de iluminación, ventilación, de locación, ya que en casa es difícil encontrar lugares con condiciones ideales para adaptar como espacios de trabajo. 

Por otro lado, se encuentran los peligros psicosociales, debido a que existen colaboradores con mayor predisposición a sufrir alteraciones de tipo emocional, lo cual se puede sumar a ciertas condiciones familiares y generar un riesgo para el desempeño. 

Están también los peligros biomecánicos, que se asocian con posturas corporales perjudiciales y prolongadas o movimientos que pueden producir lesiones en los huesos o músculos. 

Por su parte, es importante considerar como empresas el acompañamiento a los colaboradores en medio de una modalidad de trabajo que llegó para quedarse, sea parcial o  totalmente, para que puedan desarrollar sus labores bajo todos los requisitos y exigencias que plantean las normas de seguridad y salud. 

En este punto estrategias como listas de chequeo con estándares necesarios, así como espacios virtuales con fisioterapéutas, son importantes para ayudar a los colaboradores a adecuar su espacio de trabajo, con el objetivo de cuidar su condición corporal y reducir los peligros a los que pueden estar expuestos. 

Otro gran tema en la prevención y cuidado de la salud de nuestros trabajadores es el del estrés. Según Santiago, el estrés en sí no es malo, ya que en un nivel moderado puede ser esa fuerza que nos motiva a levantarnos temprano, desarrollar nuestras tareas o cumplir nuevas metas. El problema es cuando la situación escala y llega al extremo de convertirse en estrés laboral, que es una de las enfermedades asociadas al trabajo reconocida en nuestro país. 

Aun así, trabajar en casa implica reunir en un solo espacio, de manera simultánea, varias facetas de nuestra vida: familiar, laboral, amorosa, situación que puede ser difícil sobrellevar y puede propiciar justamente un mayor nivel de estrés. 

En este sentido, es necesario saber que para determinar un cuadro de estrés laboral se deben tener en cuenta distintos factores, como el tipo de actividad económica, la carga laboral, el tiempo de exposición a estas condiciones, la duración de las actividades, entre otros. 

Así mismo, existen algunos síntomas que permiten identificar una situación de este tipo de manera temprana y evitar que se conviertan en lo que Santiago denomina una “bola de nieve”. Los más evidentes son la incapacidad de desconectarse de las actividades del trabajo, enviar correos muy temprano o muy tarde, cambios en el estado de ánimo, en los hábitos alimentarios o en el sueño. 

Entre tanto, es indispensable como empresas continuar incentivando a nuestros colaboradores a realizar ejercicio y alimentarse de manera saludable. Ambas acciones son los pilares del apartado de salud y seguridad en el trabajo conocido como promoción de la salud y prevención de la enfermedad. 

En términos generales, lo ideal sería que nuestros colaboradores puedan incluir buenas porciones de frutas y verduras en sus comidas, que disminuyan los azúcares y las harinas refinadas, que consuman buenas cantidades de proteína y que establezcan una rutina de ejercicios de manera frecuente a lo largo de la semana. Estas acciones se pueden acompañar por otros espacios, como las pausas activas, para fomentar mejores condiciones de salud. 

Por último, es importante para el bienestar de los equipos que no se pierda el contacto entre personas. Por más herramientas tecnológicas y procesos automatizados que tengamos en la actualidad, el relacionamiento directo es vital para mantener la calidad de los vínculos humanos, lo cual es un aspecto clave dentro de todas las consideraciones de seguridad y salud en el trabajo. 

En palabras de Santiago, “...a los empresarios nos preocupan nuestros trabajadores, su salud, su bienestar. Si esto se da, nuestra empresa va a ser un lugar más productivo, porque un trabajador sano y motivado está en mejores condiciones para desempeñar sus labores. Sin duda, un empresario que cuida a un colaborador contará más tiempo con su talento y con un mayor compromiso de su parte”. 

















Publicar un comentario

0 Comentarios