Receta para soñar en grande

 

Hoy les vamos a preparar un menú que es muy fácil de hacer, pero muy difícil de digerir. Sin embargo, alimenta más que cualquier comida. 
Pero, antes de empezar, te recomendamos registrarte en WorkUniversity para que el sueño de conseguir trabajo no se quede en tu almohada sino que sea una realidad. 


Ahora sí, empecemos. 
Los ingredientes que vamos a necesitar para esta receta son: 

  1. Una tonelada de imaginación, para que soñemos en grande.
  2. Una pizca de fe, porque debemos creer que todo se hará realidad. 
  3. Unas goticas de alegría, para que soñemos cosas bonitas. 
  4. 200 gramos de optimismo
  5. Una taza de tranquilidad. Esta es muy importante porque, si no la agregamos en la receta, esta se vuelve miedosa y con miedo, no hay sueño que se cumpla. 
  6. También debemos tener 3 kilos de autoestima y 2 kilos de constancia

  Preparación: 

Lo primero que vamos a hacer es echar la imaginación por todo nuestro cerebro y la vamos a filtrar con un colador para que queden solo los sueños más locos y los más bonitos. Y así, también, nos deshacemos de las pesadillas y los pensamientos negativos que hacen que los sueños salgan dañados. 

Cuando tengamos esto, añadimos la alegría para que nuestros sueños nos hagan realmente felices y, adicional a esto, agregamos el optimismo y la fe, estos harán que nuestro cerebro se expanda y salgan muchos más sueños. 

Después agregamos el autoestima, un ingrediente que es demasiado fundamental para que los sueños no nos queden pequeños. Este ingrediente lo tenemos que revolver muy bien con los demás, porque es el que hará que luchemos porque esos sueños se hagan realidad. Luego, adicionamos la constancia y la vamos mezclando por todas partes para que los sueños tengan forma y sea más fácil cumplirlos. 

Y por último, esparcimos la tranquilidad en toooodo el cuerpo, para que los sueños no nos salgan rotos por el miedo. 

Metemos al horno y dejamos cocinar por el resto de nuestra vida, para que siempre haya algo que le dé sentido. Lo bueno de esta receta es que cada que lo necesites, puedes sacar un sueño nuevo porque no se vence ni caduca y los sueños salen tan frescos, que los puedes compartir con la persona que quieras. 

Así, con esta preparación tan sencilla, tendremos sueños por cumplir todos los días. Te recomendamos que esta receta la hagas al desayuno porque te va a dar las fuerzas necesarias para pasar todo el día motivado y lo mejor, es que cada día la puedes variar, dependiendo de esas cosas que quieres hacer en tu vida. 

*Consejo: si quieres más sueños cumplidos, échale dos goticas de disciplina y ojo, porque corres el riesgo de que todo se vuelva realidad. ¿Te atreves?

Publicar un comentario

0 Comentarios